✅ La semilla de Brandea: ¿por qué decido formar a expertos en marca personal?

El germen de la escuela surgió en 2019.

Para entonces ya llevaba 4 años ejerciendo como consultora digital de marca personal. Que parece poco tiempo, pero madre mía…

Cuando yo empecé, lo de la marca personal todavía estaba en pañales. 

Por aquel entonces ya había gente muy potente que empezaban a posicionarse como referentes del personal branding: Vilma Núñez, Eva Collado, Andrés Pérez Ortega… 

Pero la mayoría de los emprendedores online, cuando les decías eso de “Tienes que trabajar tu marca personal para diferenciarte”, todavía te miraban como si estuvieras un poco pallá.

Eso fue cambiando con el tiempo, hasta que en 2019 empecé a notar un aumento muy heavy de la demanda.

De repente, la peña se había dado cuenta de que, por mucho marketing y mucha estrategia de ventas que tengas, sin una marca personal que te haga destacar, es mucho más complicado conseguir resultados. 

Ahí fue cuando todos empezaron a buscar como locos un consultor de marca personal. 

👉 1. Crece la demanda de especialistas en personal branding… y también el intrusismo

¿Te acuerdas cuando hubo el boom de las redes sociales, y empezaron a salir community managers de hasta debajo de las piedras?

Pues en nuestro sector pasó algo parecido: de repente, todo el mundo ofrecía servicios de marca personal.

El problema es que muchos no eran especialistas. 

Había mogollón de expertos en redes sociales y en otras áreas del marketing que se estaban subiendo al carro del personal branding, pero que no tenían la preparación necesaria. 

Y claro, luego a las consultorías me venían un montón de clientes diciéndome:

Irene, he trabajado con tal o cual. Me ha dado cuatro o cinco consejos para trabajar mi marca, pero es que salgo de la sesión y no tengo ni idea de cómo llevarlos a la práctica…”.

O:

He probado lo que me dijo tal persona, pero no estoy viendo resultados”.

¿Qué pasaba?

Pues que muy pocos consultores sabían cómo:

  • Darles a sus clientes pautas concretas para identificar su diferenciación.
  • Ayudarles a posicionarse en la mente de su audiencia y generar ingresos con su marca personal.

Ahí fue donde me dije: “Irene, este sector necesita profesionalizarse”.

👉 2. Un océano azul: formar a consultores digitales de marca personal y profesionalizar el sector

En los 4 años que llevaba como consultora, había desarrollado mi propio método.

Uno que trabajaba la estrategia de marca personal desde 3 frentes:

  1. Diferenciación: con dinámicas específicas para convertir todo esto de los “elementos diferenciadores” en algo concreto y práctico.
  2. Monetización: para ayudar a mis clientes a rentabilizar su marca personal.
  3. Promoción: y así diseñar una estrategia que les permitiera posicionarse en la mente de su audiencia.

Te suena, ¿verdad? 😉

Claro: son los tres pilares del Método Brandea que hoy enseñamos en la escuela (aunque en ese momento todavía no lo llamaba así).

Fue entonces cuando vi una nueva oportunidad para el posicionamiento de mi marca personal:

Tengo un método que está validado y que da resultados. Si se lo enseño a otros, podría posicionarme como formadora de consultores. Y como ahora mismo no hay nadie más que lo esté haciendo, no voy a tener competencia; es un océano azul”.

Y ahí todo empezó a rodar.

✅ Nace la primera escuela para expertos en personal branding de habla hispana

Sinceramente, compi.

Cuando empecé con esto, no tenía ni la menor idea de hasta dónde iba a llegar. Es más: al principio ni siquiera me planteaba montar una escuela.

Lo primero que lancé (en septiembre de 2019) fue una beta del que hoy es el programa estrella de la escuela, Soy Personal Brander. 

Mi objetivo era validar la idea y comprobar si una formación para consultores digitales de marca personal tendría demanda, o si me iba a pegar un batacazo del quince.

Corrí la voz y lo anuncié en mi grupo de Facebook. Al final entraron varias alumnas entre clientas, exclientas y parte de mi audiencia.

Me lo planteé como una formación muy práctica, que fuera disfrutona para las alumnas. Al ser una edición beta, los contenidos del curso no los tenía grabados, sino que los iba haciendo sobre la marcha.

La experiencia me pareció flipante. Y creo que para las alumnas también lo fue, porque recibí un feedback muy positivo. 😉

Ahí vi que la idea tenía futuro. 

No solo eso, sino que durante la beta empezó a tomar forma el concepto de “escuela”.

👉 1. Ya tengo la idea validada; ahora toca hacerlo oficial

Después de una segunda edición que también tuvo bastante éxito, decidí dar el paso y crear la Escuela de Personal Branding (sí, entonces se llamaba así). 

En agosto de 2020, casi un año después de lanzar la edición beta, abrí oficialmente las puertas de la escuela.

  • Creé perfiles de redes sociales para la escuela, uno en Instagram y otro en LinkedIn (tenía claro desde el principio que la escuela debía posicionarse como una marca propia, en paralelo a mi marca personal).
  • Empecé a generar publicaciones.
  • Además, para presentar la formación e ir calentando a la audiencia, hice varios directos en Instagram. 

Esta es la primera publicación que lancé:

La estrategia para darla a conocer fue la misma que seguí yo con mi propia marca y la que hemos mantenido hasta ahora: apostar al 100 % por el contenido orgánico. Contenido donde buscamos aportar el máximo valor posible para generar una comunidad.

👉 2. De “Escuela de Personal Branding” a Brandea

En la primera edición oficial tuvimos bastantes alumnos. Y en la siguiente, y en la siguiente… así hasta llegar a las alrededor de 300 personas que ya han pasado por la escuela, contando con la 6ª edición del programa (la última que hemos lanzado en el momento en que escribo este post).

El caso es que, una vez vimos que la cosa marchaba, decidimos darle una vuelta al nombre.

Porque “Escuela de Personal Branding” no es que esté mal… pero queríamos uno que tuviera un poco más de gancho.

Para empezar, debía ser una sola palabra. Algo que tuviera que ver con el branding, pero que fuese más… como un verbo. Que se pudiera conjugar y nos diese algo de juego con respecto a la identidad verbal.

Empezamos a darle vueltas: “Branding, brandear, brandeando, brandeo…”.

Y entonces, un nombre nos hizo clic: 

BRAN-DE-A.

Ahí lo teníamos. 😉

✅ El proyecto sigue creciendo y evolucionando

Al principio, en Brandea (la Escuela de Personal Branding por ese entonces) ofrecíamos dos formaciones distintas.

  1. Una para emprendedores que querían aprender personal branding para su propia marca.
  2. Otra para personas que buscaban formarse como expertos en marca personal, ya fuese para trabajar como consultores digitales o para complementar sus servicios (entre estos últimos había diseñadores, copywriters, etc.). 

A día de hoy, solo mantenemos la segunda línea.

¿Por qué?

Pues porque tenemos que ser estrategas, compi.

Cursos para trabajar tu propia marca personal hay a mogollón. Unos mejores, otros peores, pero haber, hay una oferta bastante amplia.

Eso nos obligaba a “pelear” un poco más para posicionarnos y ser competitivos.

Pero ¿formaciones para consultores de marca personal? 

De eso no había NA-DA.

Era ese océano azul que te decía al principio.

Y además, esa segunda línea de negocio estaba más alineada con mi propósito al crear la escuela: formar a profesionales especializados en marca personal.

Por todo eso decidimos simplificar y posicionarnos únicamente como una escuela para expertos en personal branding.

👉 Empieza a formarse el equipo de Brandea

Fíjate que desde hace rato estoy hablando en plural.

Y es que en un momento dado me di cuenta de que, para seguir tirando del carro, iba a necesitar ayuda. Por eso decidí empezar a formar equipo.

¡Ufff, compi!

Estaba aterrada.

Imagínate: yo, que llevaba años trabajando sola. Y de repente tener que abrirle las puertas de mi casita (mi negocio) a unos desconocidos… Creía que no iba a encontrar a las personas que compartieran mi visión.

Ahora me río al pensarlo.

Al final fue un proceso superorgánico. Desde la primera edición beta empecé a conectar con algunas alumnas. Alumnas con las que vibraba y que sentía que me podían ayudar a seguir creciendo.

Lo mejor es que todas ellas saben muchísimo más que yo, cada una en su especialidad. 

Y cuando te rodeas de personas así… cuando te dejas guiar, aconsejar, cuando dejas el ego atrás y te limitas a aprender de esa gente que está en tu equipo… ahí es cuando todo fluye.

Sin todas las personas que hoy forman Brandea (sin Marta Quinta, Ana Milián, Ana Soler, Nico Rodríguez, Andrea Belmonte…) y otras que han dejado su granito de arena, este proyecto no hubiera podido crecer como lo ha hecho, ¡ni de broma!

Gracias a ellos hemos podido seguir evolucionando, llegando a más personas y ampliando la oferta formativa… hasta hoy.

✅ Dónde estamos ahora…

En el tiempo que lleva la escuela en marcha hemos seguido creciendo, escuchando las necesidades de cada momento y adaptándonos a ellas.

En 2022 hemos lanzado ya la 6ª edición de Soy Personal Brander, el programa estrella de la escuela, con la modalidad con acompañamiento. Y desde el año pasado también ofrecemos la modalidad “A tu ritmo”.

Pero no nos hemos quedado ahí.

Por ejemplo, en un momento dado se generó la necesidad de que hubiera un equipo de consultoras expertas en personal branding y formadas en el método Brandea.

Ellas son el corazón de nuestras consultorías de marca personal, en las que acompañamos a emprendedores digitales para definir y diseñar sus estrategias de marca personal.

Y luego tenemos el mastermind Urano, donde Nico Rodríguez (nuestro coach ontológico) y yo acompañamos estratégicamente a los consultores y formadores que han pasado por nuestra escuela, para ayudarlos a escalar su marca personal.

Ahora tengo un equipo dedicado a full time a Brandea, además de una comunidad maravillosa de personas que aman el branding (¡gracias, gracias, gracias por estar ahí!) en la que hay alumnos, exalumnos y sé que también muchos futuros alumnos de la escuela.

Y lo mejor es que, poco a poco, Brandea empieza a caminar sola.

Yo todavía sigo ahí, apoyándola con mi propia marca, acompañándola y llevándola de la mano. Pero poco a poco va soltándome y dando sus primeros pasos como una marca con identidad propia.

👉 … y adónde queremos llegar

Ya sabes que en Internet no hay fronteras. Y eso en Brandea lo vamos a llevar a rajatabla.

Nuestro futuro pasa por internacionalizarnos y crear alianzas estratégicas:

  • Primero, en el mercado hispano y latino.
  • Más adelante (de cara a los próximos 3-5 años) en el mercado internacional.

El objetivo es hacer llegar el método Brandea a profesionales de todos los países. Profesionales que necesiten una metodología probada y validada para ayudar a sus clientes a trabajar sus marcas personales.

✅ ¿Quieres unirte a esta aventura y formar parte de la historia de Brandea?

Para mí, Brandea es el fruto de estos 7 años trabajando y defendiendo el personal branding, primero como consultora y luego también como formadora. 

A día de hoy, unos 300 alumnos han pasado por la escuela y han salido convertidos en auténticos expertos en marca personal. Alumnos que difunden, con ilusión y cariño, que se han formado con el método Brandea.

Para mí, ese es el gran éxito de la escuela y el motivo por el que lucho todos los días.

No puedo saber con total seguridad cómo va a seguir evolucionando este proyecto. Pero una cosa tengo clarísima al 100 %, compi: 

La estamos liando parda, y lo vamos a seguir haciendo durante mucho tiempo. 😉

Y si tú eres como yo y te flipa la marca personal, me encantaría que seas parte de todo esto y te formes conmigo como experto en branding.

¿Qué me dices? ¿Te unes?